viernes, 7 de marzo de 2014

En nuestro país las contradicciones capitalistas agudizan cada día más, producto de estas contradicciones se desarrollan mecanismos sutiles y otros de manera abierta de represión selectiva en contra de la población en general y particularmente a la población organizada. En este escenario la juventud ha sido la más golpeado en los últimos años.

Por una parte, el incremento del desempleo en México ha arrojado a que miles de jóvenes se arrojen a las filas de la delincuencia organizada y millones más a engrosar las filas del ejército de reserva industrial o ser mano de obra barata para los capitalistas, a ser rechazados de las escuelas públicas o desertar de ellas, sin embargo, esta situación ha traído un clima de algidez en la lucha de clases, la juventud ha estado encabezando las movilizaciones, en primera línea de fuego y ha sido víctima de la represión por parte de los aparatos represivos del estado.

Es así que los mismos gobiernos al servicio de la oligarquía desarrollan métodos más sutiles de represión, pues, en los últimos meses se ha manejado en los medios masivos de comunicación el incremento de desapariciones, secuestros y asesinatos de jóvenes, en su mayoría estudiantes de nivel medio superior o jóvenes pertenecientes a organizaciones sociales o estudiantiles.

Si bien, el clima de violencia producto de las contradicciones entre los cárteles del narco ha dejado una cifra importante de jóvenes muertos por enfrentamientos, esta vez, el estado desata los reflectores hacia la desaparición y asesinatos de jóvenes, en su mayoría jóvenes organizados en distintos colectivos u organizaciones estudiantiles.

En Chiapas, el clima de tensión que se vivió en Enero hizo que muchos jóvenes que participaron en el pasado movimiento Magisterial y Popular desviaran la atención de la problemática social, en los asesinatos y los secuestros de jóvenes, en quienes aseguraban que se trataba de una banda delictiva de traficantes de órganos, sin embargo, a quienes pusieron como el patrón de las víctimas fue a jóvenes estudiantes de nivel medio superior y de nivel secundaria. Ante toda esta problemática aumentaron los levantones y secuestros hacia los jóvenes pertenecientes a las organizaciones sociales, como ejemplo está el del compañero Alejandro Ramón Zambrano militante de FDROC, la Compañera Victoria Jiménez estudiante de Pedagogía de la UNACH y miembro de la organización estudiantil que estuvo en la Huelga de 2013, como también los asesinatos de jóvenes integrantes de los Centros de Bachilleres de Chiapas y que participaron en el movimiento magisterial y popular.

Es así que el objetivo principal de este clima de violencia y de represión psicológica es evitar la organización juvenil, la movilización en las calles, es decir, es impedir que la juventud salga a las calles, y ahora en este 2014 la juventud será pieza clave de las movilizaciones y lucha callejera que se desarrollarán en distintas partes del país.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada